Banco de Música Nacional e Independiente

//Banco de Música Nacional e Independiente
Banco de Música Nacional e Independiente 2016-11-24T22:38:54+00:00

El Banco Nacional de la Música es una plataforma creada y administrada por la AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) en cooperación con la FA-MI (Federación Argentina de Músicos Independientes) como herramienta federal que contribuya con el objetivo de garantizar el cumplimiento del Art. 65 de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, esto es, los porcentajes de música nacional y de música independiente que deben emitir las Radios en sus contenidos de programación. Este Banco de Música es el único medio oficial a través del cual se fiscalizará y controlará la cuota de música independiente que las radios deben difundir, preservando los derechos intelectuales sobre las obras (autor, compositor, intérprete y productor fonográfico), y promoviendo su difusión libre sin intermediarios.

ART 65 – De los contenidos
Las radios privadas:
i. Deberán emitir un mínimo de setenta por ciento (70%) de producción nacional.
ii. Como mínimo el treinta por ciento (30%) de la música emitida deberá ser de origen nacional, sea de autores o intérpretes nacionales, cualquiera sea el tipo de música de que se trate por cada media jornada de transmisión. Esta cuota de música nacional deberá ser repartida proporcionalmente a lo largo de la programación, debiendo además asegurar la emisión de un cincuenta por ciento (50 %) de música producida en forma independiente donde el autor y/o intérprete ejerza los derechos de comercialización de sus propios fonogramas mediante la transcripción de los mismos por cualquier sistema de soporte teniendo la libertad absoluta para explotar y comercializar su obra. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual podrá eximir de esta obligación a estaciones de radiodifusión sonora dedicadas a colectividades extranjeras o a emisoras temáticas.

A través del convenio de cooperación firmado entre la AFSCA y la FA-MI, las asociaciones civiles de músicos con personería jurídica que la constituyen serán las responsables de fiscalizar, certificar y digitalizar los discos editados en formato físico profesional e industrial, e incorporarlos al Banco Nacional de la Música.

Esta herramienta federal e inclusiva se afirma en dos fundamentos que obedecen al marco legal y al estado derecho al que se ajusta la música creada y producida en la Argentina:

1.- El disco físico editado en formato profesional e industrial es el único soporte que garantiza en plenitud los derechos intelectuales de los autores, compositores, intérpretes y productores fonográficos, según lo establece la Ley de Propiedad Intelectual 11.723 y sus decretos complementarios, en cuanto a la recaudación y administración económica que realizan las entidades de gestión colectiva SADAIC, AADI y CAPIF, en nombre de sus propietarios, los músicos.
2.-  La propia Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual define y remite como música independiente al fonograma, esto es, la fijación de una obra en una grabación de audio; y por lo tanto considera músico independiente a aquel que conserva para si los “…derechos de comercialización de sus propios fonogramas…”. Esto significa que el músico es propietario del fonograma cuando es él quien invierte dinero en la producción del mismo. Pero incluso siendo el inversor, no tiene que haber cedido sus derechos a un tercero, sea productora, sello discográfico o empresa.

Para informarte más acerca del Banco de Música Nacional e Independiente, te invitamos a que leas aquí.

Fiscalización
Banco de la Música